jueves, 18 de febrero de 2010

Crear lazos



Pero el zorro volvió a su idea:
-Mi vida es monótona. Cazo gallinas, los hombres me cazan. Todas las gallinas se parecen y todos los hombres se parecen. Me aburro, un poco. Pero, si me domesticas, mi vida se llenará de sol. Conoceré un ruido de pasos que será diferente de todos los otros. Los otros pasos me hacen esconder bajo la tierra. El tuyo me llamará fuera de la madriguera, como una música. Y además, ¡mira! ¿ves, allá, los campos de trigo? Yo no como pan. Para mi el trigo es inútil. Los campos de trigo no me recuerdan nada ¡Es bien triste! Pero tú tienes cabellos color de oro. Cuando me hayas domesticado, ¡será maravilloso! El trigo dorado será un recuerdo de ti. Y amaré el ruido del viento en el trigo....

Fragmento de "El principito" de Antoine De Saint-Exupéry.

El principito vivía muy solo en su diminuto planeta. Como ser humano guardaba en su interior su naturaleza sociable que no había podido poner en práctica. En su visita a nuestra Tierra, el señor zorro le descubre ese don oculto hasta ahora.

Dota de un nuevo sentido a la palabra domesticar. Es crear lazos emotivos, mutuamente consentidos, dependientes en ambos sentidos.
Podemos crear lazos de todos los colores del arco iris entre personas de toda clase, condición y religión. Lazos de gran lazada de facil soltura que no ahoguen. Lazos que perduren en el tiempo, tan preciosos que no los queramos perder nunca, bien entrelazadas sus cintas.
Lazos amistosos, lazos amorosos, lazos filiales, lazos profesionales, lazos humanitarios, lazos del mundo mundial.
La humanidad envuelta en un gran lazo, como si fuera un huevo de pascua donde en su interior se guarda el amor con todas sus connotaciones.
Aprendamos a entrelazarnos con las cintas del respeto, de la responsabilidad, de la aceptación, de la vida, del querer, de la sinceridad, del esfuerzo, de la entrega, de la solidaridad.... y así con mil valores.


video

Este pequeño y su padre han aprendido a establecer un fuerte lazo. Domesticados han quedado.

Entrelazados saludos.

martes, 9 de febrero de 2010

El valor de escuchar.

"Lo que la pequeña Momo sabía hacer como nadie más era escuchar... Muy pocas personas saben escuchar de verdad. Y la manera en que sabía escuchar Momo era única.
Momo sabía escuchar de tal manera que a la gente tonta se le ocurrían, de repente, ideas inteligentes. No porque dijera o preguntara algo que llevara a los demás a pensar esas ideas, no; simplemente estaba allí y escuchaba con toda su atención y toda simpatía. Mientras tanto miraba al otro con sus grandes ojos negros y el otro en cuestión notaba de repente cómo se le ocurrían pensamientos que nunca hubiera creído que estaban en él."
Fragmento de la novela Momo de Michael Ende.

Momo no tiene sabiduría, es pura inocencia, no tiene prejuicios, parece un estanque de agua clara con unos relajantes peces nadando en él.
Solo nos basta que alguien nos atienda en nuestro bullicioso y caótico ir y venir de conflictos, ideas, temores e ilusiones. Abrir la puerta para que salgan ordenadamente, los reconozcamos o no y tomemos una decisión u otra.
Ese alguien que escucha, no juzga, no impone, simplemente reconoce, asiente, comprende, aunque no entienda nuestro por qué y nos sirve de catalizador.
¿Esa virtud se hereda o se aprende?
Esa capacidad de ponerse en el lugar del otro y comprender sus vivencias, su sentimientos se llama empatia y todos somos capaces de desarrollarla.
Salir de nuestra individualidad, de nuestro egocentrismo y reconocer al otro es pura evolución, entrenarla es tarea de todos.
Recordamos cuando de pequeños nos contaban historias, cuentos, aventuras y escuchabamos ensimismados, vivíamos la vida de los personajes, eramos Caperucita, Juan sin miedo, los tres cerditos, Pinocho... y recibíamos el calor humano de esa voz querida que nos mimaba.
He ahí los primeros pasos.
Que crucial es ese primer paso, la escucha, para ser capaz de dialogar después, seguidamente negociar y finalmente resolver los conflictos.
Reconozcamos el valor de escuchar a los demás, especialmente a los niños y merecidamente a los abuelos que aunque cargados de sabias experiencias, parecen que son transparentes para los demás, a pesar que lo han dado todo por sus hijos.

Un atento saludo.




jueves, 28 de enero de 2010

Los niños salvajes.

Retomando la anterior entrada, voy a hablar de la rápida adaptación y plasticidad de los niños.
El periodo de la primera infancia es crucial a la hora de asentar las bases del aprendizaje y seguir la etapa de la madurez con garantias de éxito.
Los niños salvajes son pequeños que se han criado en un entorno natural sin la presencia de adultos o semejantes a ellos, de modo que han aprendido pautas de conducta de los propios animales con los cuales se ha criado y convivido. También desarrollan caracteristicas similares los niños que han sufrido abandono, malos tratos o aislamiento por sus padres y no han podido socializarse y no se han integrado dentro del engranaje de la vida y las reglas de la sociedad.
Estos niños no han tenido un medio propicio que le haya proporcionado un contacto social, afectivo, psicológico y lingüistico crucial para el aprendizaje del lenguaje y la comunicación y lo que es más, desarrollar todo el potencial de su inteligencia.
Pero no todo está perdido y los pedagógos y educadores les devuelven la esperanza, porque a través de la educación siempre hay algo que hacer por estos niños.

Os puedo recomendar que visioneis la película "El pequeño salvaje" del director François Truffaut implicado profundamente en esta temática ya que el mismo fue delincuente juvenil, huésped de correccionales y desertor del ejercito francés, pero fue adoptado por una familia que le proporcionó el apoyo y afecto para superar esta etapa.

A continuación un agradable episodio de la banda del patio que nos hace una llamada de atención en lo especial que es el cuidado de los pequeños, donde el amor y el afecto, el tiempo y la dedicación es lo más importante.

Saludos salvajes.

lunes, 11 de enero de 2010

Playa y nieve




La nieve ha llegada a la playa estos dias en numerosos puntos de la costa cantabrica, mediterranea y atlántica. Signos evidentes de la tremenda ola de frio que padecemos.
Los niños recordarán este fenómeno durante mucho tiempo y seguro lo rememorarán cuando sean adultos. Este paisaje les habrá causado una gran impresión. Pensad que la vista del mar que ya alerta nuestra sensibilidad se une al contraste de la nieve que quizá muchos niños la hayan conocido ahora por primera vez.
En este mundo de cambios, a los que los niños se adaptan mucho más rápido que nosotros, nos preocupa que alcance una dimensión y velocidad que no esperamos, gracias al calentamiento global de la madre Tierra. ¿Es inevitable todo esto? ¿Está en nuestras manos frenar este cambio?


viernes, 8 de enero de 2010


Nieve para los niños

Lástima que los niños de la costa no pueden distrutar de los juegos con la nieve. Amigos no desespereis, ya viene el fín de semana y podeis hacer una excursión a la montaña y jugar con la nieve. Queridos papás y mamás a preparar la salida, teneis la oportunidad de volver a ser niños.


Esta mañana ha comenzado a nevar. Ha sido un espectaculo muy emocionante para los niños que se han asomado a la ventana y han visto caer y revolotear los copos de nieve. Los niños que viven en la costa tienen difícil ver estas escenas invernales. Ha sido una alegría.
Viva la nieve, si no tienes que trabajar a la intemperie.

Un blanco saludo.

martes, 5 de enero de 2010

Tira caballo


Empezamos la andadura, azuzando a nuestro caballo, fuerza de nuestro motor. Esta tartana solo tiene un caballo de potencia, a diferencia de nuestros vehículos actuales motorizados que encierran un número increible. De modo que empezaremos despacio.

Hablamos de nuestros caballos, jamelgos, burros, es decir, de los cuadrupedos que tantos buenos servicios nos han prestado. ¿Qué papel tienen ahora en nuestro tiempo? ¿Está asegurada su especie?

lunes, 4 de enero de 2010

Mi primera entrada

Os damos la bienvenida a este experimental blog, por el momento, pues está empezando a nacer.
Seguiremos la actualidad y pasado de todos los aspectos relacionados con nuestra vida que se mueve a diferentes ritmos por esos mundos materiales y espirituales. Cultivaremos cuerpo y mente.
Adelante con la andadura. Seguidme navegantes y si quereis hacerlo sin aparejos, nadar y bucear en este mar de dudas. Unas veces las aguas serán limpias y cristalinas y otras turbias y sucias, pero seguiremos con la mirada puesta en el horizonte esperanzador.