jueves, 18 de febrero de 2010

Crear lazos



Pero el zorro volvió a su idea:
-Mi vida es monótona. Cazo gallinas, los hombres me cazan. Todas las gallinas se parecen y todos los hombres se parecen. Me aburro, un poco. Pero, si me domesticas, mi vida se llenará de sol. Conoceré un ruido de pasos que será diferente de todos los otros. Los otros pasos me hacen esconder bajo la tierra. El tuyo me llamará fuera de la madriguera, como una música. Y además, ¡mira! ¿ves, allá, los campos de trigo? Yo no como pan. Para mi el trigo es inútil. Los campos de trigo no me recuerdan nada ¡Es bien triste! Pero tú tienes cabellos color de oro. Cuando me hayas domesticado, ¡será maravilloso! El trigo dorado será un recuerdo de ti. Y amaré el ruido del viento en el trigo....

Fragmento de "El principito" de Antoine De Saint-Exupéry.

El principito vivía muy solo en su diminuto planeta. Como ser humano guardaba en su interior su naturaleza sociable que no había podido poner en práctica. En su visita a nuestra Tierra, el señor zorro le descubre ese don oculto hasta ahora.

Dota de un nuevo sentido a la palabra domesticar. Es crear lazos emotivos, mutuamente consentidos, dependientes en ambos sentidos.
Podemos crear lazos de todos los colores del arco iris entre personas de toda clase, condición y religión. Lazos de gran lazada de facil soltura que no ahoguen. Lazos que perduren en el tiempo, tan preciosos que no los queramos perder nunca, bien entrelazadas sus cintas.
Lazos amistosos, lazos amorosos, lazos filiales, lazos profesionales, lazos humanitarios, lazos del mundo mundial.
La humanidad envuelta en un gran lazo, como si fuera un huevo de pascua donde en su interior se guarda el amor con todas sus connotaciones.
Aprendamos a entrelazarnos con las cintas del respeto, de la responsabilidad, de la aceptación, de la vida, del querer, de la sinceridad, del esfuerzo, de la entrega, de la solidaridad.... y así con mil valores.




Este pequeño y su padre han aprendido a establecer un fuerte lazo. Domesticados han quedado.

Entrelazados saludos.

8 comentarios:

cuchu dijo...

Una entrada preciosa....y que risa con el video jajajaajajajaa

Mar dijo...

Me alegra que hayas disfrutado en el viaje con la tartana.
Vuelve cuando quieras.

Onminayas dijo...

¡Ay, Dios mío! Cuantas veces me habré preguntado dónde andan hoy en día todos aquellos valores que me inculcaron mis padres...

El vídeo ya lo había visto, pero aún así me he vuelto a reir un rato...

Besos, Mar.

Mar dijo...

Onminayas, con esta vida que llevamos,a todos se nos han escapado como globos que no hemos sabido atar. Nos han distraído y seducido con otros contravalores que parece ser son de mayor peso, mas que nos pese.
Un beso.

Inuit dijo...

No sé yo si la domesticación es realmente buena. Un cierta suavidad que nos permita convivir es saludable, pero más es como que cada uno deja de ser o de manifestar el que es, para ser o agradar al otro.
Bueno, quizás me lío pero cuando el afecto nos envuelve todo se suaviza sin necesidad de domesticarnos.
Inuits

Caminante Silencioso dijo...

Gracias por compartir.
No importa el tiempo,la razón y el corazón terminan por ponerse de acuerdo,aunque muchas veces cada uno respeta el espacio del otro.Es parte de esta vida...será cuestión de dejar pasar las aguas.Un saludo y gracias por publicar eso tan maravilloso...el principito siempre tendrá algo que decirle al corazón de cada uno.

Lola Chez dijo...

Mar un gusto que pasaras por desde cero, te lo agradezco mucho y fue el mayor piropo que nos podias decir. un beso

Anónimo dijo...

Buenas tardes, hemos encontrado su Web en Google y nos gustaría proponerles un intercambio de enlace (Texto). Nos beneficiaría a ambos, mejorando nuestra posición en todos los motores de búsqueda.
Aprovechamos para ofrecerle nuestros servicios como estudio creativo (diseño web, gráfico, impresión y vídeo).
Agradecemos su tiempo y disculpen las molestias.

Miguel Ángel R.C.
Responsable de marketing.
info@websmultimedia.com
Websmultimedia.com