lunes, 2 de julio de 2012

RUEDA QUE IRÁS MUY LEJOS

Rueda que irás muy lejos.
Ala que irás muy alto.
Torre del día, niño.
Alboreal del pájaro.

Niño: ala, rueda, torre.
Pie. Pluma. Espuma. Rayo.
Ser como nunca ser.
Nunca serás tanto.



Eres mañana. Ven
con todo de la mano.
Eres mi ser que vuelve
hacia su ser más claro.
El universo eres
que guía esperanzado.

Pasión del movimiento,
la tierra es tu caballo.
Cabálgala. Domínala.
Y brotará en su casco
su piel de vida y muerte,
de sombra y luz, piafando.
Asciende. Rueda. Vuela,
creador de alba y mayo.
Galopa. Ven. Y colma
el fondo de mis brazos.

Poema de Miguel Hernández del cancionero y romancero de ausencias.

Ese anhelo me permito hacerlo mío, lo adopto cada mañana al levantar los cuerpos y los ánimos.
Rodad hijos, rodad, hacia la meta que os marquéis por inalcanzable que os parezca ser. Para uno más que para el otro, pero me convierto en el arriero que estira y azuza a ese caballo, noble y potente, aunque él no se lo crea, y la tartana con sudor y lágrimas se mueve y la satisfacción nos vuelve a alimentar las ansias de tirar.
El Sol te extenúa, el esfuerzo te ha agotado, tu brújula no orienta tus riendas y decenas de voces te dicen que no has llegado a la altura de la tercera loma. Todo es cuestión de un poco más de tiempo y tu eres capaz de seguir al paso, dando cancha a tu resistencia, maleada a través de encajar golpes y envites. Recuerda, cuando llegues a lo alto de la loma, piafa, galopa y colma el fondo de mis brazos.

Besos de aliento.  ¿Quién me los podrá dar a mí?, si parece que no los necesito.

13 comentarios:

la luna dijo...

Mar, a arrieros como tú no les faltarán nunca las palabras y los besos de aliento

Rueda, vuela, salta ... y ahí va el primer beso ;)

Mar dijo...

Luna, me guardo ese primer beso como reserva de fuerza para mantener el trote de mi corazón que a veces se desboca.

Besos agradecidos.

Mercedes dijo...

Aunque no necesitemos esos besos de aliento gracias a nuestra energía...¡es tan agradable recibirlos de una persona cercana...!

Yo te los mando, junto a mis deseos de un feliz domingo!

Mar dijo...

Gracias, Mercedes, esos besos festivos de domingo saben tan dulces, cercanos, sinceros, a relajante chocolate.

Besos veraniegos.

Mercedes dijo...

...Precisamente quería preguntarte un día por la imagen de ese edificio que aparece en la portada de tu blog y que, por cierto, me tenía fascinada, pero veo, por lo que me has dicho en tu comentario, que ya no existe...¡Qué rabia!!!!

Un beso.

Mar dijo...

Mercedes, verdaderamente parece que te hayas inspirado en la historia de este palacio en tu última entrada, describes su relato en prosa poética que recoge el sentir de este precioso edificio.

Te dejo este enlace para que conozcas su historia. http://valencians.wordpress.com/2008/06/18/la-leyenda-del-palacio-de-ripalda/

Quizás te inspire algún otro relato.

Besos creativos.

Mercedes dijo...

Mil gracias por la información, Mar! Me ha encantado leer la historia del palacio (del que nada sabía) aunque aún estoy entre triste y rabiosa por la desaparición de una joya única como esa. Me parece increíble que ya no exista...¡Qué barbaridad tirarlo abajo!

Muchos besos, y gracias de nuevo!

TORO SALVAJE dijo...

Sin besos la vida es hielo.
Hielo en la mirada.
Hielo en el corazón.

Mar dijo...

El beso es la más delicada y tierna fuente de energía, calor amoroso desde la infancia hasta el ocaso. Toro, seamos ese sol que no le importa derrocharlo.

¡Mamá qué sabe! dijo...

Nena... qué bello siempre todo! Continente y contenido! Colmada de besos estás para regalar porque durante todos estos años los estuviste reservando aún a sabiendas de que hay momentos en los que además de regalar también gustaría ser alimentada...
Por mi parte, recibe el aliento de quien algún día espera estar alentando como vos lo estás!

Mar dijo...

Muchas veces no podemos explicar cual es la fuente que nos alimenta las ganas de seguir y transmitir esa fuerza de empuje a los que más quieres, pero ahí estamos tirando. Me guardo tu aliento para alimentar esa fuente.

Cuando llegan a la adolescencia, la fuerza a vencer es especialmente dura.

Besos reforzados.

Mairló dijo...

Uffff, me encantó..

Mar dijo...

Mairló, estoy encantada contigo, la sencilla poesía de Miguel Hernández me seduce el alma.

Besos.